Capacidad, discapacidad e incapacidad en clave carpenteriana

Discapacidad y Derecho civil (en Cuba) › (2015)

Enlazado como:

Extracto


Capacidad, discapacidad e incapacidad en clave carpenteriana

1. Introducción necesaria

El 26 de diciembre de 1904, hace más de un siglo, nació en la calle Maloja de la vieja Habana, alejo Carpentier, uno de los más conocidos, reconocidos y admirados autores cubanos. no tuvo hijos, porque padeció una discapacidad para procrear, en el sentido biológico de la expresión. empero, es el padre intelectual de obras de raigambre universal, figura cimera de la novelística cubana y uno de los principales escritores de la lengua española de todos los tiempos. Con el ánimo de rendir modesto homenaje a su creación, hemos tomado los títulos de algunas de sus obras más destacadas, que servirán de hilo conductor a las ideas principales que expondremos a continuación, para dilucidar aspectos significativos, relativos a la capacidad jurídica, la discapacidad y la incapacidad. vale decir que la preocupación por el ser humano, su situación en la vida social, sus atributos y cualidades, sus inquietudes y conflictos, sus íntimas preocupaciones, su actuación bajo el influjo de su ser y sus circunstancias, siempre estuvieron presentes en las creaciones carpenterianas; fueron precisamente la fuente de la que abrevó, desde muy joven, para construir sus historias, sus personajes, sus situaciones y reacciones ante hechos históricos o de ficción, siempre basados en la vida misma y guiados por la inigualable imaginación de este fecundo autor. de igual manera, siempre se ha dicho que la preocupación central y razón de ser del derecho en general y del

Derecho civil en particular es la persona natural, ese ser humano que debe protegerse y dignificarse, provisto de un modo de ser o estar en la vida de la comunidad, que debe regularse para lograr una armónica convivencia, estableciendo pautas para ordenar el respeto a sus derechos inherentes a la personalidad, su vida en familia, su patrimonio, su intervención en el tráfico jurídico, tanto inter vivos como mortis causa. Así, partiendo de estos puntos de contacto, tomando también como brújula la Convención de los derechos de las personas con discapacidad, y las principales normas cubanas en sede civil, analizaremos en breve recorrido la situación patria sobre este particular.

Como cuestión previa debe precisarse también que por capacidad jurídica en general entendemos la aptitud para intervenir en relaciones jurídicas concretas que se reconoce a las personas, dotadas de personalidad. se desdobla en capacidad de derecho, a veces confundida con la propia personalidad por ser general e inalterable, faz estática, como regla, que es la aptitud para la titularidad y el goce de los derechos, y la capacidad de obrar, que pone en acción los derechos, que es aptitud para su ejercicio y para la consumación de actos jurídicos eficaces, faz dinámica de la capacidad. esta distinción teórica entre capacidad de derecho y ejercicio de la capacidad, que resulta tradicional en la doctrina, no es común que aparezca expresamente esbozada en los códigos civiles, si bien la diferencia aflora naturalmente en la regulación de la capacidad jurídica en general que aparece en ellos. la capacidad de ejercicio es la que da lugar a mayores conflictos en la práctica y la que produce más enconadas discusiones doctrinales, justamente porque no se ha reconocido por igual a todas las personas, por el solo hecho de ser tales, sino que ha sido vinculada a ciertos requisitos intrínsecos al individuo que marcan, jurídicamente, su posibilidad de válida y eficaz actuación en relaciones jurídicas concretas, específicas, determinadas. la discapacidad, por su parte, según la organización Mundial de la salud, implica restricción o ausencia (como resultado de una deficiencia) de la capacidad para realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano.1 en términos médicos, por tanto, la capacidad es aptitud, la discapacidad ineptitud. la persona puede carecer de aptitud para el movimiento, para la comunicación, para ver o escuchar,

para atender su propio cuidado, entre otras actividades. Puede provenir de causas disímiles, no importa su etiología, y abarca cualquier dificultad física, psíquica, sensorial, o todas o varias de ellas combinadas, que hacen a la persona naturalmente incapaz para la realización de alguna actividad, de varias de ellas o de casi todas las que son comunes al resto de sus congéneres. la discapacidad puede también asociarse a la edad, bien porque se trate de una persona de pocos años, sin suficiente madurez,...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios