Claves para la sostenibilidad desde el marco interno

Extracto


Claves para la sostenibilidad desde el marco interno

1. Punto de partida actual

A. Plano estratégico: las inversiones en la hoja de ruta de la sostenibilidad

a. Genealogía

[53] Introducción. Ciertamente, la situación actual de cada país es el resultado del proceso histórico, económico y social por el que ha transitado. En el caso de Cuba, tal proceso ha venido condicionado por diversos factores277, en su duración y efectos, tanto durante el período colonial, bajo el dominio de España, así como durante la República, –mediatizada por el intervencionismo de Estados Unidos– y, finalmente, durante el período revolucionario, donde se pretendió importar modelos difícilmente trasladables a la realidad cubana278. Así, durante casi cinco siglos, el desarrollo económi-

co alcanzado se logró sobre la base de una explotación agrícola extensiva y otras prácticas insostenibles y/o ineficientes; recurriendo a un uso y manejo inadecuado e indiscriminado de los suelos, una intensa destrucción de las áreas boscosas y las reservas naturales y, más recientemente, padeciendo los efectos de la guerra química implícita en el bloqueo norteamericano sobre la Isla279. En este saqueo de los recursos naturales, incidió, además, la extracción de riquezas para la exportación, con lo cual el país quedó a la zaga del desarrollo. No obstante, pese a todo ello, Cuba continúa manteniendo condiciones idóneas para que el bienestar de su población, conjugado con un desarrollo económico integral, llegue a ser una realidad. Para conseguirlo, un factor esencial es la integración de las inversiones extranjeras en la estrategia de sostenibilidad. Y, en este sentido, cabe adelantar que Cuba posee excelentes condiciones para atraer IED280que podríamos sintetizar en281: a) su infraestructura industrial, creada con solidez, pero poco explotada; b) su privilegiada posición geográfica, de gran potencial para la industria turística, al estar ubicada en pleno Mar Caribe282, tan próxima, además, a los Estados

Unidos de América y Canadá, dos de los más grandes emisores de turistas a nivel mundial; c) su infraestructura material y humana consolidada; d) sus recursos humanos, altamente cualificados; e) sus altos indicadores de salud, educación e igualdad de la población; f) su gran potencial turístico debido a sus altamente valorados recursos paisajísticos, diversidad y riqueza cultural; g) sus significativas dotaciones de recursos naturales, incluidos los mineros, poco explotados283; h) un marco legal atractivo y una gran estabilidad política; i) finalmente, el país cuenta, además, con un gran potencial de desarrollo del sector agroalimentario ambientalmente sano y poco explotado, que, sin duda, permitiría a los acreedores un fácil acceso a productos de calidad con un considerable ahorro en importaciones, fletes, transporte etc.

[54] De la influencia española a la norteamericana. Antes de abordar la integración de la política de inversiones en la estrategia de sostenibilidad de Cuba, conviene recordar que, al llegar los españoles a la Isla, en 1492, ésta ya se encontraba habitada por comunidades aborígenes, con di-

ferentes niveles de desarrollo y una economía de subsistencia basada en la recolección de frutos y productos vegetales, moluscos y crustáceos, siendo la pesca y una agricultura muy primaria, practicadas por las más avanzadas284. La extinción de la población nativa, debida a los trabajos forzados a que fueron sometidos y enfermedades introducidas por los colonizadores, determinó que los colonos cambiaran la agricultura por la ganadería, que requería menos fuerza de trabajo, surgiendo así los latifundios ganaderos en las proximidades de los ríos285. A finales del siglo XVI, se comienza a desarrollar la industria azucarera, así como se intensifica la construcción y el mantenimiento de barcos, cuando España inicia la conquista de la Florida. Con la toma de La Habana por los ingleses, en 1762, se introdujeron en la Isla nuevos cultivos. Pero será con el proceso iniciado en 1868 –momento en que comienzan las guerras independentistas que concluyen en 1898 con la intervención de los EE.UU.– cuando dará comienzo el período conocido como «República mediatizada» (1902-1958), con el que empezarán, asimismo, las grandes inversiones en el país, en el sentido contemporáneo del término; particularmente, de la mano de la poderosa industria azucarera, que se ratificó como columna vertebral de la economía cubana, alcanzando su mayor extensión hacia 1923, debido a las necesidades surgidas a raíz de la Primera Guerra Mundial286. Comenzaron a introducirse entonces los elementos principales del desarrollo moderno, grandes ciudades, carreteras, aeropuertos, ampliación de las vías férreas y también comienza a desarrollarse la base industrial de la Isla287. Se pueden resumir las características de la economía isleña de la época en dos: a) completa dependencia de la economí...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios