Entre la espada y la balanza de la justicia. La esterilización de las personas con discapacidad intelectual

Discapacidad y Derecho civil (en Cuba) › (2015)

Enlazado como:

Extracto


Entre la espada y la balanza de la justicia. La esterilización de las personas con discapacidad intelectual

Prefacio

De todo el universo de ideas prejuiciadas sobre las personas con discapacidad intelectual, el clímax lo constituye lo referente al ámbito de su sexualidad. aquí las posturas asumidas son notablemente discriminatorias, llegando a crear un sentimiento común de erradicar de la vida de la persona con discapacidad intelectual las prácticas sexuales. las ciencias psicológicas han negado totalmente estas ideas,1que hoy en día resultan absurdas, en contradicción con lo generalizadas que están. En la persona con discapacidad intelectual no hay hipersexualidad de origen

orgánico (hormonal), pero tampoco inactividad sexual. En conclusión, la sociedad, disfrazada de una actitud protectora, está discriminando a las personas con discapacidad intelectual, como consecuencia de su ignorancia.

Recientemente fue aprobado el primer tratado internacional de derechos humanos del siglo xxi, la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad,2el cual ha sido ratificado por nuestro país. Esta convención establece, en su artículo 1, que su propósito exclusivo es “promover, proteger y asegurar el goce pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente”.

Este artículo, y consecuentemente todo el perfil axiológico de la convención, nos dice que la persona con discapacidad intelectual tiene derecho a vivir su sexualidad tan plenamente como cualquier persona, pues la esfera sexual constituye un factor determinante en el desarrollo de la personalidad y, como tal, parte de la dignidad inherente a todo individuo. como señala amor pan, “la afirmación de que el ser humano es un ser sexuado parece hoy casi trivial y superflua. y sin embargo hay que insistir en que la sexualidad no es una dimensión secundaria de la vida humana, sino que pertenece íntimamente a su constitución, también en el caso de los sujetos con discapacidad intelectual”.3 reconocerle a la persona con discapacidad intelectual su derecho a un desarrollo sexual constituye un postulado convencional, aunque expresamente no está así regulado. Esta no solamente es capaz de establecer una relación sentimental “seria” con otra persona del sexo contrario, sino que cuando esto se produce, se constata una gran mejoría en su estado vital general. así, que tengan una pareja con la cual disfruten de una vida en común, y con la que deben tener un espacio de privacidad, constituye una exigencia actual para los familiares y cuidadores de las personas con discapacidad intelectual. pero la vida en común y la práctica sexual asidua traen consigo otro tema harto polémico: la descendencia. biológicamente, las personas con discapacidad intelectual están perfectamente dotadas para procrear, y, consecuentemente, una práctica sexual sin el uso de medios de control de la natalidad traería consigo la alta probabilidad de engendrar hijos. si bien las personas con discapacidad tienen derecho a una vida sexual plena, el problema de tener descendencia constituye un punto más delicado. tener hijos no debe verse como un derecho, sino más como un deber hacia ellos, no se ostenta sobre los hijos un poder o un señorío inmediato y absoluto, no existe un derecho subjetivo al hijo, el hijo es un fin en sí mismo.

Como dice Savater, “ser padres no es ser propietarios de los hijos ni estos son un objeto más que se ofrece en el mostrador. Volvamos a los viejos plan-teamientos kantianos: lo que deben querer los padres es al hijo como fin en sí mismo”.4Existe un consenso bastante generalizado de que las personas con discapacidad intelectual no deben tener descendencia, es aquí donde se introduce el tema de la esterilización. la esterilización es el método por el cual se hace infecundo y estéril a un ser vivo, evitando su reproducción, constituye una anticoncepción quirúrgica irreversible que surge por la imperfección de los métodos reversibles. los pacientes deben ser conscientes de la posibilidad de fallo5y de la irreversibilidad del método,6es así que, acorde con los postulados básicos de la bioética, el proceso permanente de anticoncepción requiere un consentimiento informado en el que se debe comunicar sobre alternativas, eficacia, riesgos, complicaciones. de esta forma, la responsabilidad jurídica primordial exige que el personal autorizado que realiza la operación y el que asesora a la pareja se asegure de que la persona que va a ser esterilizada sea legal y socialmente competente y otorgue su consentimiento bien considerado, informado y voluntario, sin estar bajo presión de ningún tipo.

En el plano jurídico-penal, la esterilización involuntaria constituye una acción delictiva tipificada por casi todas las legislaciones, generalmente bajo el acápite del delito de lesiones, protegiendo como bien jurídico la integridad física.

En cambio, algunas legislaciones...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios