Legítima y discapacidad: Una relectura de los requisitos exigidos ex lege para el beneficio de la especial protección o cualidad de legitimario asistencial (Breves acotaciones a tono con el artículo 12.5 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad)

Discapacidad y Derecho civil (en Cuba) › (2015)

Enlazado como:

Extracto


Legítima y discapacidad: Una relectura de los requisitos exigidos ex lege para el beneficio de la especial protección o cualidad de legitimario asistencial (Breves acotaciones a tono con el artículo 12.5 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad)

“El amor, para que sea auténtico, debe costarnos”

Madre Teresa de Calcuta

1. Personas con discapacidad y herencia a la luz del artículo 12.5 de la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad

Estoy consciente que no es la sucesión por causa de muerte el eslabón más significativo en pos de la protección a las personas con discapacidad. la integración social no opera a partir de la posición como testadores o como sucesores de quienes tienen algún tipo de discapacidad, cualquiera sea la naturaleza de esta. No obstante, reconozco que el artículo 12.5 de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad presupone que “los Estados Partes tomarán las medidas que sean pertinentes y efectivas para garantizar el derecho de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con los demás, a […] heredar bienes”. Ello per se tiene un valor añadido, tratándose de la más importante Convención sobre derechos humanos aprobada en lo que va de siglo. Y en este orden se regula un derecho que en Cuba tiene reconocimiento constitucional a través del artículo 24 de la Carta Magna (me refiero al derecho de herencia sobre la propiedad personal, derecho sobre el cual se ha pronunciado recientemente la Sala de lo Civil y de lo Administrativo del Tribunal Supremo, a través de su Sentencia No. 79 de 31 de marzo de 2010, único considerando (ponente arredondo suárez). no obstante, es innegable el valor que puede tener para la satisfacción de importantes necesidades por parte de las personas son discapacidad el disponer de un patrimonio propio, aun cuando este sea transmitido por causa de muerte. la convención no establece pautas sobre cómo los ordenamientos internos deberán regular la sucesión mortis causa a favor de personas con discapacidad. tan solo se limita a enunciar el reconocimiento del derecho de herencia a su favor.

Hoy en día en la literatura jurídica, al menos de este lado del continente, el tema de la protección sucesoria a las personas con discapacidad no ha sido todo lo recurrente que se esperaba. la atención se ha centrado, con acierto, en temáticas de alcance más general que atañen al ejercicio de la capacidad jurídica de la persona con discapacidad. Empero, si queremos prever una protección integral en el orden jurídico de este importante sector de la población, no podremos olvidar, para no pecar de incautos, que la arista sucesoria también revierte una importancia indudable, dado que, en definitiva, es ella la vía a través de la cual se puede poner a buen recaudo la transmisión intergeneracional de la propiedad.

2. Legítimas y discapacidad

2.1. Las legítimas: minoración de su cuantía y de la cualidad de sus destinatarios. Panorama en el Derecho iberoamericano

Una preocupación de la doctrina científica en estos últimos tiempos, y del notariado en particular, lo ha sido la regulación de las legítimas en nuestros

ordenamientos jurídicos, y cuando hablo en plural, me refiero concretamente en el contexto iberoamericano, en el cual Cuba se sitúa.1la absoluta libertad de testar, sin más cortapisas que la propia voluntad humana no ha sido la tendencia acogida por los códigos civiles, al menos por la mayoría de los de esta región, con expresa excepción de algunos códigos centroamericanos, además de los de los Estados mexicanos. Amén de franquearse cierto margen de disponibilidad patrimonial, esta ha estado limitada, entre otros, por el sistema de legítimas, visto como una restricción a la facultad de disponer.2Hoy en día los legisladores, en su mayor parte, se resisten a suprimir los sistemas legitimarios que en sus disímiles variantes rigen en los más diversos códigos civiles. Así, en Iberoamérica se diseñan sistemas legitimarios con legítimas que ascienden a cuatro quintos del as hereditario (Bolivia y Argentina), u otros que la restringen a los dos tercios (Perú y Uruguay) o la dividen en legítima estricta, mejora y libre disposición (España y Puerto Rico) o la reducen a la mitad (Brasil y Chile, cuando existen descendientes; Cuba, cuando existen herederos especialmente protegidos), aquellos que la varían de acuerdo con el número de hijos o la clase de pariente-sucesor (República Dominicana) y aquellos que distinguen la porción conyug...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios