Los poderes preventivos en el Derecho cubano

Discapacidad y Derecho civil (en Cuba) › (2015)

Enlazado como:

Extracto


Los poderes preventivos en el Derecho cubano

“Cuando alguien decide algo con respecto a otro, es siempre posible que cometa cierta injusticia, pero toda injusticia es imposible cuando decide para sí mismo”.

Emmanuel Kant

1. El poder preventivo como acto de autoprotección

La evolución de la sociedad, el consecuente avance científico y el desarrollo tecnológico, fundamentalmente en el ámbito de la medicina, han conllevado a que muchas de las personas se planteen la necesidad de disponer sobre su persona y sus bienes, para el caso de que en un futuro no puedan hacerlo per se.

Ello, aparejado al incremento creciente de la longevidad en la mayoría de los países, incluido el nuestro, ha condicionado que el ser humano acuda a las sedes notariales con el fin de hacer valer su voluntad ante un funcionario garante de fe pública. así, surgen los actos de autoprotección, entendidos como “actos voluntarios, de carácter preventivo, decididos libremente por una persona, y expresados en forma inequívoca, que contienen declaraciones, previsiones y directivas para que sean ejecutadas en el caso de que ella se encuentre

imposibilitada, en forma transitoria o permanente, de decidir por sí misma, debido a la disminución o alteración de sus aptitudes físicas o psíquicas”.1Entre los mecanismos de autoprotección que desempeñan un rol importante, en aras de potenciar la autonomía de la voluntad, a surtir efectos con la incapacidad de la persona, están los poderes preventivos. Aún más cuando intentamos proteger a ese número cada vez más amplio de personas mayores que se encuentran en situación de dependencia. Son ellas, por razón del propio envejecimiento, las más susceptibles de padecer enfermedades neurodegenerativas, tales como el Alzheimer, el Parkinson o la demencia senil, que pudieran producir una disminución progresiva de sus facultades psíquicas y que pudieran conllevar a una declaración de incapacidad de la persona que la padece.

Es necesario tener en cuenta que ante “cualquier patología que suponga una pérdida gradual de la capacidad de autogobierno de quien las padece: de lo que se trata es de proteger la voluntad de quien, anticipándose a esa situación, haya previsto quién y cómo podrá tomar decisiones que afecten a su esfera personal, a su cuidado, y a la gestión de sus intereses patrimoniales”,2con el fin de garantizar que su opinión sea tenida en cuenta en el momento en que este no pueda exteriorizarla. Ello, en virtud del derecho ...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios