La sordomudez como discapacidad sensorial: su enfoque jurídico y tratamiento en la legislación cubana

Discapacidad y Derecho civil (en Cuba) › (2015)

Enlazado como:

Extracto


La sordomudez como discapacidad sensorial: su enfoque jurídico y tratamiento en la legislación cubana

Prácticamente desde los inicios de la humanidad, las personas se discriminaban unas a otras por sus diferencias; la condición humana era menos importante que el hecho de ser hombre, mujer, negro, blanco, homosexual, heterosexual, discapacitado o no. En la actualidad, comienza a comprenderse un fenómeno que ha existido siempre: la diversidad. con el espíritu de transformar la situación existente se firmaron disímiles instrumentos internacionales y entre ellos vio la luz la convención sobre los derechos de las personas con discapacidad.1

Cuba trabaja en pos de insertar a la sociedad, de forma plena, a las personas con discapacidad, pero aún queda por hacer, sobre todo en cuanto al tema de la sordomudez, pues su tratamiento en la legislación actual no se corresponde con el nivel de desarrollo que ha logrado esta comunidad en nuestro país.

Celso expresaba que “el derecho es el orden de lo bueno y lo equitativo”, y a eso precisamente está llamado, a establecer las pautas para una sociedad donde cada cual tenga lo que le corresponde.

1. La sordomudez como discapacidad sensorial

1.1. Aspectos médicos esenciales que definen a la sordomudez como discapacidad sensorial

El oído humano está dividido topográficamente en tres partes que conforman una unidad funcional y que desempeñan su papel en el proceso de audición, estas son: el oído externo, el oído medio y el oído interno.2 cuando esa maravillosa combinación falla, aparece una deficiencia auditiva conocida como hipoacusia, que es toda aquella disminución de la agudeza auditiva que sobrepase los 27 decibeles en las frecuencias centrales del audiograma tonal.3 La hipoacusia tiene diversas clasificaciones pero las más importantes son: 1. atendiendo al tipo de pérdida y a la zona donde se presenten las lesiones, puede ser conductiva, neurosensorial, mixta y central (tendrán trascendencia jurídica la neurosensorial, la mixta y la central, por generar dificultad con el lenguaje, llegando incluso a imposibilitar totalmente la comunicación oral).4

2. considerando la cuantía de la pérdida, puede ser ligera (de 20 a 40 decibeles), moderada (de 41 a 60 decibeles), severa (de 61 a 80 decibeles) y profunda (más de 81 decibeles).

3. atendiendo a la edad en que se presenta, puede ser prelocutiva (antes del desarrollo del lenguaje oral, de 0 a 3 años), perilocutiva (durante el desarrollo del lenguaje, de 3 a 5 años) y postlocutiva (luego de desarrollado el lenguaje, de 5 años en adelante).

Aún constituyen un reto para la ciencia jurídica los casos en que esta discapacidad imposibilita al sujeto expresar su voluntad por vía ...

Ver el contenido completo de este documento


ver las páginas en versión mobile | web

ver las páginas en versión mobile | web

© Copyright 2017, vLex. Todos los Derechos Reservados.

Contenidos en vLex Cuba

Explora vLex

Para Profesionales

Para Socios